Conozca a un Árbol de Mango

El asombroso árbol de mango (Mangifera Indica) es mucho más que una fuente de mango. Es un ser viviente y hermoso que ofrece mucho al planeta y a las personas que lo tienen.

El árbol de mango crece en climas tropicales. La exposición extendida a temperaturas por debajo de los 30°F puede matar o dañar el árbol de mango, de modo que en EUA sólo se puede cultivar en las regiones del extremo sur de los estados de Florida y California. Afortunadamente, el mango se cultiva en todas las regiones tropicales del mundo, así que los Estadounidenses pueden disfrutar esta fruta deliciosa todo el año.

Un árbol de mango puede crecer hasta adquirir un tamaño muy grande, llegando a alturas de más de 30 metros. Los árboles de mango de producción generalmente se podan y se mantienen mucho más pequeños para poder realizar la cosecha en forma más eficaz. Las hojas grandes tienen textura semejante a la de cuero, son de 5 a 16 pulgadas de largo, y permanecen en el árbol por más de un año. Las flores se producen en agrupaciones o panículos de terminal con longitudes de 4 a 16 pulgadas. Cada flor es pequeña con pétalos blancos, y tiene un aroma suave y dulce. Las flores son polinizadas por insectos y menos del 1% de las flores madurarán para formar una fruta. ¡Un árbol de mango en pleno florecimiento es un verdadero espectáculo!

Ciertos mangos en cada árbol recibirán más luz del sol que otros, y algunos permanecen en la sombra de la copa del árbol. En ciertas variedades, los mangos más expuestos al sol desarrollan un rubor rojizo en el extremo del tallo. Este rubor rojizo no es indicio de la madurez, la calidad o la maduración.

Se requiere un período aproximado de cuatro meses para que el mango madure en el árbol antes de estar listo para cosecharse. Durante ese período, las ramas del árbol de mango cargadas de fruta pueden pandearse con el peso de los mangos que se están desarrollando. Cada fruta se cosecha a mano, lo cual ofrece oportunidades de empleo para obreros locales y un mecanismo seguro de transporte a la planta de empaque para el mango.

El crecimiento del árbol da lugar a un proceso denominado secuestración de carbono o captura de carbono. El árbol absorbe CO², también conocido como bióxido de carbono, del medio ambiente, utilizándolo para formar el tronco, las ramas, las hojas, y la fruta del árbol de mango. El árbol produce oxígeno y lo emite al medio ambiente durante este proceso.

Entretanto, el proceso de cultivo, cosecha, y transporte del mango a los minoristas en EUA genera una cierta cantidad de gases invernadero que se libera al medio ambiente. Los investigadores que estudian tanto las emisiones de gases invernadero como la secuestración de carbono de un árbol típico de mango descubrieron algunos resultados fascinantes y tal vez sorprendentes.

En los estados mexicanos de Nayarit y Sinaloa, un árbol típico de mango pudo secuestrar de dos a dos y medio veces el carbono emitido durante el cultivo, la cosecha, y el transporte del mango al minorista en EUA. El árbol típico de mango en el estado mexicano de Chiapas pudo absorber siete veces el carbono emitido.

El árbol de mango produce la fruta del mango deliciosa, mientras que la absorción de dióxido de carbono, la producción de oxígeno y el apoyo a los medios de subsistencia de miles de trabajadores. Lo que realmente es el árbol de mango increíble!

Meet a mango tree

 

Conéctese con nosotros: